Me cago en San Valentín


Cuba y China tienen razón, el capitalismo es una mierda. Pero su principal motivo no es que gracias a él hoy en día Justin Bieber sea tan o más conocido que Kurt Cobain, sino sus odiosas “tradiciones”. De la mano de la premisa de facturar a más no poder, nació una fecha odiosa, que de solo escuchar su nombre se te pone la piel de gallina; San Valentín.
San Valentín es una festividad que se celebra desde hace aproximadamente 1500 años y surge por un sacerdote que casaba parejas contra las leyes impuestas por El Rey. A este curita lo ejecutaron justamente un 14 de febrero (hay más historias pero esta me pareció la mas cursi) y de ahí nace esa hermosa tradición de que cada 14 de Febrero hay que festejar que estamos perdidamente enamorados, nos regalamos flores, hacemos salidas especiales y estamos 45 minutos en el teléfono diciendo –no, dale, corta vos- .
La cuestión es que si uno investiga que era lo que pasaba en esa fecha en la antigüedad, aparece una fiesta pagana llamada Lupercales esta consistia en agarrar a jóvenes puros con edad para ser adultos y hacerlos caminar por todo un camino mientras se los azotaba y maltrataba. Cuando finalmente llegaban al pueblo eligieran una mujer y la desposaban. Y ahí entendí todo, Lupercales y San Valentín son exactamente lo mismo, es más creo que esos jóvenes puros la pasaban mejor, sí ya sé, los habían cagado a palos, pero por lo menos llegaban y la ponían. Pero mucho peor sería si hacían todo el viaje con alguien al lado que les decía -Ahora cuando lleguemos vamos a comer a lo de mi mamá, eh. Mira que ya le avise que íbamos. La única cagada es que se le rompió el televisor y no vas a poder ver el partido, ¿qué pasa que pones esa cara? ¿podemos parar abajo de ese árbol que hace mucho calor?-.
Hay una realidad sobre San Valentín, la mayoría de los hombres la odiamos y las mujeres la odian con más fuerzas todavía, siempre y cuando no estén de novias. Porque ellas dicen que es una fecha de mierda, que es un día mas en el calendario, que la odian profundamente y que hasta le escupiría la cara y meterían la flecha en el orto al puto de Cupido. ¡PERO! ¡Pero guarda si estas en pareja en no regalarles absolutamente nada!. Sí ya sé, hacia un mes atrás no quería nada, le parecía todo eso que dije antes, pero hoy la llamo la amiga y le dijo –No sabes Martin me regalo un peluche gigante que abraza, dice "te quiero" por San Valentín. ¿No es un divino?- Y la cuestión es que el pelotudo de Martin sin saberlo te cago la existencia, porque ellas no quieren nada, siempre y cuando a la amiga no le regalen nada. Porque la realidad es que la odiaron toda su vida, cada 14 de Febrero masticaban odio hacia esta fecha pero ahora que te tienen a vos (Sí, a vos joven pollerudo te hablo) te quieren mostrar como un trofeo, quieren que como un boludo te comas una cola larguisima, como la de los sábados en el boliche pero en un restaurante, quieren que camines de ella por la mano o peor aún que camines solo con un ramo de flores gigantes a la vista inquisidora de todo el mundo.
Igual creo que lo peor que tiene esta fecha es la gente a la que le encanta; si sos un tipo algún problemas tenes y lamento pronosticarte que a los 40 no vas a poder pasar por las puertas de las astas que te van a poner y esto no es una cuestión machista pero a nosotros solo nos tiene que importar una fecha y es el día en que empieza el campeonato. En cambio si sos mujer, sos una romántica, te queres casar de blanco, que unos nenitos corran con los anillos hasta el altar. Por eso, cuando él te diga que no van a hacer nada porque “es un dia más” vos la vas a pasar tan mal como todo el resto de las personas, pero no es tu culpa, ni la culpa de él, es culpa del puto capitalismo que invento un día para recordarte año a año que ellos tienen el control y que por más que uses una remera sucia del Che vas a sufrir igual que el resto.

1 comentarios:

Uy Eushy!... dijo...

Clap clap clap... Estuviste bien.. lo mejor que leí hoy en cuanto al 14 de febrero... Excelente nunca mejor resumido y explicado.. Congrats

Publicar un comentario